Ruta Fulgurante


Página 1 de 1611234...102030...Última »

May
17
2016

Eduardo

Categoría: Poemas arandanilla 19:11
arandanilla

PARA NO RENUNCIAR AL ENTUSIASMO

Soñar despiertos siempre
para que los insectos de la herrumbre nos permitan tejer sin telarañas
para ser el hervor la levadura
y no el cemento gris que repta por los muros
pan crujiente en el horno del sol del mediodía fruta madura vértigo
y nunca más sedientos de imposible
reconocernos en el barro de un parabrisas sucio
soñar despiertos siempre
olvidar el autobús cautivo de su ruta el maquinal semáforo los maniquíes ciegos
abandonar el dique seco de los formularios la astucia del burócrata destilando
en la tinta su cianuro
dar la espalda sin miedo a cuanto esperan de nosotros aquellos
que veneran
dos tristes palmos de suelo bajo sus pies
porque es vasta la tierra y a nadie pertenece su clamor
como nadie puede calcular la trayectoria de una grieta
en un témpano de hielo
pero ahí está
desafiando la maquinaria de los astros
fiel a su andadura irregular a la belleza
de lo que niega toda simetría soñar
como rasga el torrente la maleza felino por instinto
despreciando
la fría servidumbre de los surtidores el agua encadenada a geometría
soñar despiertos siempre
para no obedecer la ley del amo las consignas
de los ventrílocuos feroces acudir
al futuro que llama a nuestra puerta pidiendo realidad
porque podemos esculpir la vida verdadera
escuchar la llamada de los sueños para rendir la piedra a nuestro afán
abrir surco en las calles sembrándolas de estrellas y de pájaros
de alamedas de cisnes regueros de palomas corrientes submarinas
una extensión de labios que sonríen de juncos que se mecen de amazonas
soñar despiertos siempre
para no renunciar al entusiasmo
y que el hombre no olvide su vocación de nube el súbito
resplandor incendiando su mirada
alfarero del mundo comadrona
que asiste al parto de sus propios sueños.
Eduardo García.

Nos veíamos por los pasillos y siempre sonreías, estresado. Bromeaba con la idea de que al final me iría sin tu libro dedicado. No sé en qué andas metido ahora. Imagino que con alguna musa llenando el mundo de versos. Que todo te sea propicio, que te acompañen las palabras y las manos. Quiero pensar que cuando un niño coge un lápiz hay un poeta por ahí susurrando al oído. Que te abrió la puerta una mujer morena. Que le cuentas que compartimos algunos correos y te compré unos libros. Que hablamos de poesía. Y que vives en ella. Volveremos a encontrarnos, compañero… “porque podemos esculpir la vida verdadera”.

1
May
17
2016

Retorno

Categoría: Impresiones y paisajes,Lita y el mar arandanilla 18:51
arandanilla

A veces una se ahoga al retomar el camino. Antes incluso de empezarlo. Todo parece distinto, asusta. Volver. Volver… Y aun así, todo es necesario. Volver al lugar donde has sido feliz. No sé qué hago aquí, ni tengo planificado un texto desde hace tiempo, nada me late ya sino el segundo en el que vivo, en el que voy viviendo como puedo, supongo que como todos.

Regreso para comprobar que hay quien sigue sosteniendo los pilares de esta casa en silencio.

Te agradezco, Admin, las horas que me dedicas. Todas esas horas que no van a regresar a ti. Agradezco las palabras de consuelo con todo lo que soy y tú conoces. Los silencios tan necesitados en la batalla diaria, la música de la que ya estamos presos, su nombre en tu voz amiga. No siempre es fácil enfrentarse a estos días ni salir victoriosos de un cúmulo de recuerdos y tinieblas. Como un remolino de dolor has visto crecer en mí la ira, un insomne sentimiento de fracaso, de vacío. Testigo de suspiros y miradas perdidas, de conversaciones sin sentido. ¿Quién no sucumbe a una ausencia tan titánica? Y la vida es, pese a todo, hermosa. Con sus injusticias, sus decepciones, sus giros inesperados. Quedan las estrellas tatuadas, los mensajes en la arena, pequeñas claves musicales. Nuestras armas contra la tristeza. Otra vez…Ella me sostiene la mano. Reclama sus besos. Me pide cartas, poemas, canciones. Ya la conoces. Para después esparcir sus regalos sin mesura.

Este pulmón verde ha de volver a oxigenarse en la palabra. Ha de volver al poema y al alma entregada a la lucha. Que no nos queda otra, ya lo sabes. Tenemos una promesa que cumplir. Un camino que seguir recorriendo con ella de la mano. ¿Quién sabe si no llegaremos los tres a ese ansiado campo de pasionales amapolas o divertidos girasoles? ¿Quién sabe si de tanto caminar los pies se nos vuelven alas? ¿Qué sabemos nosotros, grandes ignorantes, de todo lo que nos espera en aquella esquina del mar donde habitan sus ojos volcanes? Por si acaso, paso tras paso, sin dejar de lado la esperanza. Caminar.

¿He de mantener muda esta casa que la alberga? Ella, que es el sendero fulgurante delante de mis pies, lo sabe. Sabe que vuelvo para quedarme. Hay quien mantuvo siempre la puerta abierta para mí. Gracias…

4
May
21
2015

Mudanza sin distancia y tiempo

Categoría: Efemérides ismael 09:46
ismael

Hey, sisters!

“Eres, sin duda, mía. Y soy, sin duda, tuyo. No importa nada. No importa lo que hagamos, lo que deseemos, lo que esperemos. No importa otra vez la distancia, ni esa pequeña muerte de la ausencia; no importa ya ni el tiempo, ni el olvido, ni la sangre buscándote, ni el mutilado encuentro. Eres ya mía, mía, sin palabras, sin giros, sin metáforas; mía ya sin ti misma, como tuyo sin mí: los dos en uno, sin nosotros.”

Jaime Sabines

hey sisters

4
Feb
19
2015

Tu rostro es maravilloso

Categoría: Lita y el mar,Poemas arandanilla 19:37
arandanilla

TU ROSTRO ES PRELUDIO DEL POEMA 

Tu rostro es preludio del poema.

Me arrastra de noche,

como si yo fuera vela,

a las playas del ritmo,

me abre el horizonte de cornalina

y la mirada de la creatividad.

Tu rostro es maravilloso,

una acuarela,

un viaje fascinante

entre la ceniza y la hierbabuena.

 

Tu rostro

es un cuaderno abierto. Qué bello

cuando lo veo por la mañana

trayéndome el café en su sonrisa

y el rubor de la manzana…

Tu rostro me acerca

al último poema que conozco,

a la última palabra,

a la última rosa de Damasco que amo

y a la última paloma…

 

Tu rostro, amiga mía,

es un mar de símbolos, y la nueva pregunta:

¿volveré sano y salvo?

El viento me asusta,

las olas me asustan,

el amor me asusta

y mi viaje es lejano.

 

Tu rostro, amiga mía,

es una maravillosa carta

que fue escrita

y jamás llegó al cielo…

Nizar Qabanni

Trabajo con gente muy especial.  Saben mucho de la vida, de pérdidas, de sentimientos, de sacrificio y sobre todo, de alegría. Quedar con ellos, oírles hablar o gastar alguna broma y verles sonreír a menudo es a lo máximo que aspiro, quizá por ser más que suficiente para batallar el resto del día. Te pienso constantemente, y ahora soy capaz de pronunciar tu nombre sin llorar. Usarte como ejemplo para niñas que sufren, decirles que cuando más duele el alma es cuando más hay que fortalecerse y resistir. Este poeta me vino ayer en una conversación. Sé que leí este poema para finalmente encontrarte, de nuevo, como en todas las demás cosas. Los parques, los niños, los pañuelos o los pájaros. Y los poemas, siempre los poemas. Estás tan presente que dudo que te hayas marchado. Estás tan en mí que camino con tus pies y hablo al mundo con tu voz. No soy yo. Soy tu esperanza que apacigua sus llantos o les indica el camino cuando más perdida estoy. La que les escribe y les pregunta por sus sentimientos. La que se levanta cada mañana por deber, por costumbre y por respeto. Tu rostro son todas mis cartas, el mío son tus dos manos como paloma.

3
Dic
07
2014

Mariposas

Categoría: Impresiones y paisajes,Lita y el mar arandanilla 20:21
arandanilla

Hoy viene a ser como la cuarta vez que espero
desde que sé que no vendrás más nunca.
He vuelto a ser aquel cantar del aguacero
que hizo casi legal su abrazo en tu cintura.

Y tú apareces en mi ventana,
suave y pequeña, con alas blancas.
Yo ni respiro para que duermas
y no te vayas.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno,
qué maneras más curiosas:
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo,
mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro
bailarinas, silenciosas.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa.
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa.
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo

Así eras tú en aquellas tardes divertidas,
así eras tú de furibunda compañera.
Eras como esos días en que eres la vida
y todo lo que tocas se hace primavera.
Ay, mariposa, tú eres el alma
de los guerreros que aman y cantan,
y eres el nuevo ser que se asoma por mi garganta.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno,
qué maneras más curiosas:
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo,
mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro
bailarinas, silenciosas,

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Silvio Rodríguez.

Como un milagro, abro cartas que has escrito años atrás,  y qué curiosas maneras de recordar. “Furibunda compañera”. Tú citaste esta canción, yo años después la escucho, y recuerdo precisamente estas palabras…y decido volver a leer, volver a escuchar. Una canción de tantas, que hablan de cosas que tú y yo compartimos. Te quiero, mi mariposa delgada, nerviosa. La sin tiempo, la bailarina silenciosa que se posa por las noches en mi desvelo. Me creces en el alma como una enredadera. Me aferro a tu recuerdo de igual forma.

furibunda compañera

6
Nov
12
2014

Tu vida en un papel.

Categoría: Impresiones y paisajes,Lita y el mar arandanilla 21:02
arandanilla

Apurar,
la vida de un solo trago.
Despertar en tus brazos
y empezar a escribir.

Arrancar,
las páginas del pasado
y quemarte muy despacio
es encontrarte al fin.

Y tú me dices que es tan fácil
cerrar los ojos y sentir.
Somos dos,
y mi canción es tu imagen
mientras escribo tu vida en un papel.

Apurar,
una copa de vino
y caminar con sigilo
entre la bruma azul.

Arrancar,
los frutos de nuestro árbol
dejando el tiempo encerrado
volando encima de ti.

Y tú me dices que es tan fácil
cerrar los ojos y sentir.
Somos dos,
y mi canción es tu imagen
mientras escribo todo mi amor por ti.

Y en el espejo eres tan frágil
doy mil recuerdos para ti.
Somos dos,
y mi canción es tu imagen
mientras escribo tu vida en un papel.

Leyendo un relato especial, me topo con la letra de una canción. He de leer este relato, comentarlo, sentirlo. Como canta García estos días, “es mejor sentir que pensar”. Han sido meses extraños. Maletas, despedidas, bienvenidas. Adaptarse a otra casa, a la convivencia. Alumnos nuevos, subir escaleras, hacer fotocopias, el tráfico de la ciudad -nunca me acostumbro al tráfico- y la sonrisa de un hombre que me choca esos cinco cuando le doy alguna moneda, y me pregunta cómo estoy, y sonríe cuando le digo que estoy bien. Quizás ambos decimos “bien” sin mucho convencimiento, pero nos alegra esa palabra, entregada generosamente cada mañana, igual de válida que una moneda para su próximo café, o el bocadillo del día. Quién sabe.

Me adapto a tu ausencia, a tu hermosura en papel o en la pantalla del ordenador, a la imagen que sobrevive en mi mente. Digo “me adapto”  por no decir “asumo que no vas a volver”, y aunque jodida hasta la médula, por mal que suene y me disguste esa palabra en Ruta, tengo que seguir caminando  por lealtad. La vida no me trata mal, hermana. Me trae a diario a personas buenas, que cuando vienen acechando los problemas  acercan el brazo y dicen “aquí estoy”. Y aquí estamos. Hoy escribo este post para ti, como creo que serán todos los posts  de aquí a que nos volvamos a ver. Pero también lo escribo para dar las gracias.

Te doy las gracias, Charly, por tu acogimiento, por el saludo diario y los ánimos que me das. Por las cenas programadas y las historias que me cuentas y que me hacen reir en los peores días. Te doy las gracias por aparecer cuando más asustada estoy, por ser generoso y por confiar en que puedo con esta tristeza infame, y contribuyas a ello. La vida no es fácil, amigo. En palabras de mi guerrera, “la vida no es justa”.  Aún así, dentro del maremoto de emociones negativas, de los traumas vividos y de los retornos a los hospitales, quedan siempre los oasis de amistad y calma. Tu guitarrilla sonando, algún disco que pones y desconozco, anécdotas alegres que compartimos, y que Ruta hizo posible un día.

Las calles de tu ciudad siempre esperan, y es analgésico ver a la gente pasear, escuchar a los niños que salen del colegio con sus padres , recoger las hojas caídas bajo los árboles, y guardarlas en los libros que compramos en la librería Luque. Disfrutar de las grandes avenidas,  el café de la mañana con los compañeros. Quizá no esté aquí demasiado  tiempo, pero me habrá servido para ver que la vida fluye, como fluye el agua, el agua que ahora cobra la importancia necesaria, y ya sabes la razón. Aprendo que todos tenemos mucho que aportar, de un lado al otro de la vida, desde el recuerdo o desde el mismísimo presente. Gracias, compañero. Gracias siempre…

3
Página 1 de 1611234...102030...Última »
This site is protected by WP-CopyRightPro