Ruta Fulgurante


Página 1 de 1611234...102030...Última »

Oct
09
2016

Ángeles

Categoría: Lita y el mar arandanilla 09:49
arandanilla

Mira. Espacio través hay ángeles que hacen palpables
sus perpetuos sentimientos.
Nuestra incandescencia sería su frescor.
Mira, hay ángeles ardiendo espacio través.

Mientras a nosotros, que nada más sabemos,
se nos niega una cosa y otra sucede en vano,
entusiasmados por un fin avanzan ellos
a través de su territorio ya todo construido.

De “Poemas a la noche”, por Rainer María Rilke.

Quizá es cierto que avanzas entusiasmada en tu territorio, firme y segura. Atreviéndote a desafiar a los amaneceres abriendo los ojos. Incandescente. No sé la razón por la que de repente quise escribir. Si desahogo, si ternura, si soledad o que me acompañas en lo más hondo de la vida. No sé ni entiendo ni quizás sea necesario. Estos días vuelves a acercarte en esa intimidad hermosa de la nostalgia, de la pequeña angustia que crece como un niño. Hablamos de ti, constantemente, en sueños, en cenas, por las calles, a través de un silencio cómplice. Mi perro compañero viene a buscarme, con su rostro diminuto y sus ojos inmensos, me mira extrañado. Busca mi caricia, un pequeño gesto que le aporta, un gran gesto que me conmueve. No nos damos gran cosa el uno al otro, salvo compañía, si es que puede ser la compañía algo sencillo y sin importancia. En ocasiones tan titánica y desmedida. Sí, nos acompañamos, sobre todo en las siestas, cuando miro al techo y no tengo más que tus ojos clavados en él, y tengo que cerrar los míos para no perderme en ellos. Imagino que él desconoce este temblor de pena, o tal vez lo huela, se lo quede y lo transforme a ratos. Llegó a mí como llegan las cosas inesperadas. De forma feliz, sorpresiva, mágica. Nos necesitamos un poco y sin demasiados aspavientos. Justo como necesito tus manos, tu voz, tu abrazo hermano. Voy a darle todo el cariño que quedó estancado para que no se llene de moho y rodee cuanto exista en nosotras. Tú bien sabes que de alguna forma nos acercamos y nos tocamos, de alguna forma transformada, sin saber muy bien cómo exactamente. En esa energía que nos hace fuera del tiempo y del espacio. Ahora hay que empezar el día, sobrevivirlo. Tengo que despertarle de un dulce letargo. Pedirle que vuelva de las alas del sueño a mis brazos cansados. Quién sabe cuántas cosas le dirás que yo no escucho. Quién sabe cuántas cosas te cuenta de mí que yo no digo. No me sueltes de la mano, mariposa entusiasmada. No abras el puño donde tienes un corazón ya siempre.

0
May
17
2016

Eduardo

Categoría: Poemas arandanilla 19:11
arandanilla

PARA NO RENUNCIAR AL ENTUSIASMO

Soñar despiertos siempre
para que los insectos de la herrumbre nos permitan tejer sin telarañas
para ser el hervor la levadura
y no el cemento gris que repta por los muros
pan crujiente en el horno del sol del mediodía fruta madura vértigo
y nunca más sedientos de imposible
reconocernos en el barro de un parabrisas sucio
soñar despiertos siempre
olvidar el autobús cautivo de su ruta el maquinal semáforo los maniquíes ciegos
abandonar el dique seco de los formularios la astucia del burócrata destilando
en la tinta su cianuro
dar la espalda sin miedo a cuanto esperan de nosotros aquellos
que veneran
dos tristes palmos de suelo bajo sus pies
porque es vasta la tierra y a nadie pertenece su clamor
como nadie puede calcular la trayectoria de una grieta
en un témpano de hielo
pero ahí está
desafiando la maquinaria de los astros
fiel a su andadura irregular a la belleza
de lo que niega toda simetría soñar
como rasga el torrente la maleza felino por instinto
despreciando
la fría servidumbre de los surtidores el agua encadenada a geometría
soñar despiertos siempre
para no obedecer la ley del amo las consignas
de los ventrílocuos feroces acudir
al futuro que llama a nuestra puerta pidiendo realidad
porque podemos esculpir la vida verdadera
escuchar la llamada de los sueños para rendir la piedra a nuestro afán
abrir surco en las calles sembrándolas de estrellas y de pájaros
de alamedas de cisnes regueros de palomas corrientes submarinas
una extensión de labios que sonríen de juncos que se mecen de amazonas
soñar despiertos siempre
para no renunciar al entusiasmo
y que el hombre no olvide su vocación de nube el súbito
resplandor incendiando su mirada
alfarero del mundo comadrona
que asiste al parto de sus propios sueños.
Eduardo García.

Nos veíamos por los pasillos y siempre sonreías, estresado. Bromeaba con la idea de que al final me iría sin tu libro dedicado. No sé en qué andas metido ahora. Imagino que con alguna musa llenando el mundo de versos. Que todo te sea propicio, que te acompañen las palabras y las manos. Quiero pensar que cuando un niño coge un lápiz hay un poeta por ahí susurrando al oído. Que te abrió la puerta una mujer morena. Que le cuentas que compartimos algunos correos y te compré unos libros. Que hablamos de poesía. Y que vives en ella. Volveremos a encontrarnos, compañero… “porque podemos esculpir la vida verdadera”.

0
May
17
2016

Retorno

Categoría: Impresiones y paisajes,Lita y el mar arandanilla 18:51
arandanilla

A veces una se ahoga al retomar el camino. Antes incluso de empezarlo. Todo parece distinto, asusta. Volver. Volver… Y aun así, todo es necesario. Volver al lugar donde has sido feliz. No sé qué hago aquí, ni tengo planificado un texto desde hace tiempo, nada me late ya sino el segundo en el que vivo, en el que voy viviendo como puedo, supongo que como todos.

Regreso para comprobar que hay quien sigue sosteniendo los pilares de esta casa en silencio.

Te agradezco, Admin, las horas que me dedicas. Todas esas horas que no van a regresar a ti. Agradezco las palabras de consuelo con todo lo que soy y tú conoces. Los silencios tan necesitados en la batalla diaria, la música de la que ya estamos presos, su nombre en tu voz amiga. No siempre es fácil enfrentarse a estos días ni salir victoriosos de un cúmulo de recuerdos y tinieblas. Como un remolino de dolor has visto crecer en mí la ira, un insomne sentimiento de fracaso, de vacío. Testigo de suspiros y miradas perdidas, de conversaciones sin sentido. ¿Quién no sucumbe a una ausencia tan titánica? Y la vida es, pese a todo, hermosa. Con sus injusticias, sus decepciones, sus giros inesperados. Quedan las estrellas tatuadas, los mensajes en la arena, pequeñas claves musicales. Nuestras armas contra la tristeza. Otra vez…Ella me sostiene la mano. Reclama sus besos. Me pide cartas, poemas, canciones. Ya la conoces. Para después esparcir sus regalos sin mesura.

Este pulmón verde ha de volver a oxigenarse en la palabra. Ha de volver al poema y al alma entregada a la lucha. Que no nos queda otra, ya lo sabes. Tenemos una promesa que cumplir. Un camino que seguir recorriendo con ella de la mano. ¿Quién sabe si no llegaremos los tres a ese ansiado campo de pasionales amapolas o divertidos girasoles? ¿Quién sabe si de tanto caminar los pies se nos vuelven alas? ¿Qué sabemos nosotros, grandes ignorantes, de todo lo que nos espera en aquella esquina del mar donde habitan sus ojos volcanes? Por si acaso, paso tras paso, sin dejar de lado la esperanza. Caminar.

¿He de mantener muda esta casa que la alberga? Ella, que es el sendero fulgurante delante de mis pies, lo sabe. Sabe que vuelvo para quedarme. Hay quien mantuvo siempre la puerta abierta para mí. Gracias…

4
May
21
2015

Mudanza sin distancia y tiempo

Categoría: Efemérides ismael 09:46
ismael

Hey, sisters!

“Eres, sin duda, mía. Y soy, sin duda, tuyo. No importa nada. No importa lo que hagamos, lo que deseemos, lo que esperemos. No importa otra vez la distancia, ni esa pequeña muerte de la ausencia; no importa ya ni el tiempo, ni el olvido, ni la sangre buscándote, ni el mutilado encuentro. Eres ya mía, mía, sin palabras, sin giros, sin metáforas; mía ya sin ti misma, como tuyo sin mí: los dos en uno, sin nosotros.”

Jaime Sabines

hey sisters

4
Feb
19
2015

Tu rostro es maravilloso

Categoría: Lita y el mar,Poemas arandanilla 19:37
arandanilla

TU ROSTRO ES PRELUDIO DEL POEMA 

Tu rostro es preludio del poema.

Me arrastra de noche,

como si yo fuera vela,

a las playas del ritmo,

me abre el horizonte de cornalina

y la mirada de la creatividad.

Tu rostro es maravilloso,

una acuarela,

un viaje fascinante

entre la ceniza y la hierbabuena.

 

Tu rostro

es un cuaderno abierto. Qué bello

cuando lo veo por la mañana

trayéndome el café en su sonrisa

y el rubor de la manzana…

Tu rostro me acerca

al último poema que conozco,

a la última palabra,

a la última rosa de Damasco que amo

y a la última paloma…

 

Tu rostro, amiga mía,

es un mar de símbolos, y la nueva pregunta:

¿volveré sano y salvo?

El viento me asusta,

las olas me asustan,

el amor me asusta

y mi viaje es lejano.

 

Tu rostro, amiga mía,

es una maravillosa carta

que fue escrita

y jamás llegó al cielo…

Nizar Qabanni

Trabajo con gente muy especial.  Saben mucho de la vida, de pérdidas, de sentimientos, de sacrificio y sobre todo, de alegría. Quedar con ellos, oírles hablar o gastar alguna broma y verles sonreír a menudo es a lo máximo que aspiro, quizá por ser más que suficiente para batallar el resto del día. Te pienso constantemente, y ahora soy capaz de pronunciar tu nombre sin llorar. Usarte como ejemplo para niñas que sufren, decirles que cuando más duele el alma es cuando más hay que fortalecerse y resistir. Este poeta me vino ayer en una conversación. Sé que leí este poema para finalmente encontrarte, de nuevo, como en todas las demás cosas. Los parques, los niños, los pañuelos o los pájaros. Y los poemas, siempre los poemas. Estás tan presente que dudo que te hayas marchado. Estás tan en mí que camino con tus pies y hablo al mundo con tu voz. No soy yo. Soy tu esperanza que apacigua sus llantos o les indica el camino cuando más perdida estoy. La que les escribe y les pregunta por sus sentimientos. La que se levanta cada mañana por deber, por costumbre y por respeto. Tu rostro son todas mis cartas, el mío son tus dos manos como paloma.

3
Dic
07
2014

Mariposas

Categoría: Impresiones y paisajes,Lita y el mar arandanilla 20:21
arandanilla

Hoy viene a ser como la cuarta vez que espero
desde que sé que no vendrás más nunca.
He vuelto a ser aquel cantar del aguacero
que hizo casi legal su abrazo en tu cintura.

Y tú apareces en mi ventana,
suave y pequeña, con alas blancas.
Yo ni respiro para que duermas
y no te vayas.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno,
qué maneras más curiosas:
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo,
mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro
bailarinas, silenciosas.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa.
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa.
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo

Así eras tú en aquellas tardes divertidas,
así eras tú de furibunda compañera.
Eras como esos días en que eres la vida
y todo lo que tocas se hace primavera.
Ay, mariposa, tú eres el alma
de los guerreros que aman y cantan,
y eres el nuevo ser que se asoma por mi garganta.

Qué maneras más curiosas
de recordar tiene uno,
qué maneras más curiosas:
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo,
mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro
bailarinas, silenciosas,

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Tu tiempo es ahora una mariposa,
navecita blanca, delgada, nerviosa,
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo.

Silvio Rodríguez.

Como un milagro, abro cartas que has escrito años atrás,  y qué curiosas maneras de recordar. “Furibunda compañera”. Tú citaste esta canción, yo años después la escucho, y recuerdo precisamente estas palabras…y decido volver a leer, volver a escuchar. Una canción de tantas, que hablan de cosas que tú y yo compartimos. Te quiero, mi mariposa delgada, nerviosa. La sin tiempo, la bailarina silenciosa que se posa por las noches en mi desvelo. Me creces en el alma como una enredadera. Me aferro a tu recuerdo de igual forma.

furibunda compañera

6
Página 1 de 1611234...102030...Última »
This site is protected by WP-CopyRightPro