Ruta Fulgurante


Oct
07
2005

Ojos

Category: Poemasismael – 22:15
ismael

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,Cuadro de Leonora Velásquez

que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos..

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina.

Tus ojos parecen
agua removida.
¿Qué son?

Tus ojos parecen
el agua más turbia
de tu corazón.
¿Qué fueron? ¿Qué son?

 
    Poemas de Miguel Hernández

2 Comentarios »


  1. Comentario de arandanilla

    No podías haber elegido un poeta más genial que Hernández. Ya sabes cuánto me gusta su poesía. Muy bueno. Gracias, Ismael…

    8 octubre, 2005 @ 02:48



  2. Comentario de arandanilla

    ¿Sabes cuál es el poema que siempre me ha impactado más de los suyos?

    “La libertad es algo
    que sólo en tus entrañas
    bate como el relámpago.”

    Y aprovechando que llueve…

    “(LA LLUVIA)
    Ha enmudecido el campo, presintiendo la lluvia.
    Reaparece en la tierra su primer abandono.
    La alegría del cielo se desconsuela a veces,
    sobre un pastor sediento.
    Cuando la lluvia llama se remueven los muertos.
    La tierra se hace un hoyo removido, oloroso.
    Los árboles exhalan su último olor profundo
    despuestos a morirse.
    Bajo la lluevia adquiere la voz de los relojes
    la gravedad, la angustia de la posstrera hora.
    Reviven las heridas visibles y las otras
    que sangran hacia dentro.
    Todo se hace entrañable, reconcentrado, íntimo.
    Como bajo el subsuelo, bajo el signo lluvioso.
    Todo, todo parece desear ahora
    la paz definitiva.
    Llueve como una sangre transparente, hechizada.
    Me siento traspasado por la humedad del suelo
    Que habrá de sujetarme para siempre a la sombra,
    para siempre a la lluvia.
    El cielo se desangra pausadamente herido.
    El verde intensifica la penumbra en las hojas.
    Los troncos y los muertos se oscurecen aún más
    por la pasión del agua.
    Y retoñan las cartas viejas en los rincones
    que olvido bajo el sol. Los besos de anteayer,
    las maderas más viejas y resecas, los muertos
    retoñan cuando llueve.
    Bodegas, pozos, almas, saben a más hundidos.
    Inundas, casi sepultados, mis sentimientos,
    tú, que, brumosa, inmóvil pareces el fantasma
    de tu fotografía.
    Música de la lluvia, de la muerte, del sueño,
    ………………………………………
    Todos los animales, fatídicos, se inclinan
    debajo de las gotas.
    Suena en las hojas secas igual que en las esquinas,
    suena en el mar la lluvia como en un imposible.
    Suena dentro del surco como en un vientre seco,
    seco, sordo, baldío.
    Suena en las hondonadas en los barrancos: suena
    como una pasión íntima suicidada o ahogada.
    Suena como las balas penetrando la carne,
    como el llanto de todos.
    Redoblan sus tambores, tañe su flauta lenta,
    su lagrimosa lengua que lame tercamente.
    Y siempre suena como sobre los ataúdes,
    los dolores, la nada.”

    11 octubre, 2005 @ 18:35


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro