Ruta Fulgurante


Oct
29
2009

Esperando

Category: Impresiones y paisajesarandanilla – 19:55
arandanilla

Se nubla el día…no voy a la iglesia a despedirte… Me quedo aquí esperando que sepas exactamente donde me encuentro, colgada de un tiempo pasado y con una manta blanca sobre mis piernas, destinada a un poquito de desasosiego y duda. No sé si tú me das fuerza o me debilito al pensarte, pero te recuerdo, te recuerdo hoy que siento que hay cosas que aunque se marchen siempre están de regreso, no sé si para bien o para mal. Sólo sé que de regreso.Quisiera concluir este ciclo, que las puertas permanezcan cerradas de una vez y para siempre, pero ¿qué contarte que tú ya no sepas? Que en ti misma está el ejemplo. Hasta el último aliento dándote, seguramente recibiendo menos de lo que diste…

Otro asunto…

Hay cosas que no comprendo, se me escapan, se van por las ramas, por los tejados, por mis tensos músculos, pero quizá me llevó demasiado tiempo el esfuerzo para reparar en que los enigmas son enigmas precisamente por eso, y no siempre merece la pena descifrarlos. Este cansino acto de piedad, esta maravilla de confusión que no permite exorcisar el alma, liberarla de tanta extrañeza. Vaya si son enigmas. Pero quizá lo mejor es lavarse la cara, salir a la calle, coger el toro por los cuernos, dejarse herir si no hay más remedio, para salir magnánimamente una misma, siempre una misma. Que digan lo que quieran, las cosas están como están y en el camino perdí demasiado para ir recogiéndolo todo…ahora sólo tengo dos manos, y tiempo. Y supongo que donde voy hay muchas cosas que ya van sobrando…Te escucho, pero que no esperen de mi drásticos cambios, movimientos de veleta. Sólo puedo darme como soy, y como ya me dijeron una vez: “es lo que hay, no hay más”. No guardo rencor, sólo cansancio. Y yo tengo que recuperar mis fuerzas…Dime dónde iba a ir con tanto peso en la espalda…

Vuelvo a ti:

Esperaba encontrarme con ánimos de mirar hacia el techo y no llorarte, sino recordarte como eras, con tu forma ya difusa por el paso de los días, tu voz que va como la neblina, debilitándose. Es injusto…Me quedo aquí. Hoy no puedo, hay pasados que marcan y tú sabías de esto quizá más que nadie. Es un día triste, sólo eso. Pero como la lluvia, Rubia, como la lluvia, que siempre da paso al sol, y a tu recuerdo, al que me aferro más que nunca.

Escrito ayer pero imposible publicarlo antes…Esto va para una misma.

2 Comentarios »


  1. Comentario de Leo

    Cuánta intensidad, cuánta belleza en tus palabras. Sólo podemos darnos como somos, yo creo que en eso reside nuestra grandeza y nuestra pequeñez, ese componente de ternura que tan amenudo nos deja desnudos con nuestros reproches.
    Y, jo, es cierto que la confusión a veces es maravillosa, por todo lo que nos permite descubrir al indagarla, por tantas otras cosas…
    Buen fin de semana, Arandanilla. Un beso.

    31 octubre, 2009 @ 11:15



  2. Comentario de arandanilla

    A veces la confusión se hace muy cansina, pero qué bueno indagar y cuestionar y preguntarse a una misma qué podemos hacer para cambiar las cosas. No me quejo. Muchas gracias por tus palabras, me alegro que hayas visto belleza aquí. Feliz finde, y ya que casi terminado, feliz semana. Espero que estés bien, un beso…

    1 noviembre, 2009 @ 09:36


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro