Ruta Fulgurante


Dic
17
2005

Del libro Los Colores del Tiempo. Lina Zerón

Category: Poemasismael – 22:47
ismael

Quizás ahora está naciendo una estrella a millones de años luz y tú y yo nunca lo sabremos. Una mujer, mil, tres millones, se retuercen las manos esperando que vuelva su amado. Un hombre, tres, todos, miran hacia otro lado porque no saben donde está el norte. Un niño se mira a sí mismo y encuentra otro. Un relámpago de muerte justifica los bombardeos de las guerras. ¿qué sabemos? No quiero enviarte tristeza sino canastos con miel de abeja y polen para tus mañanas y meto las manos en pintura roja y escribo en las paredes tu nombre, meto las manos en el barro y modelo un pájaro o un perro o lo que la imaginación me imponga, y te lo regalo, meto las manos en ese vaso de vino y las paseo por tus labios y los míos, meto las manos en el mar y caigo detrás y las olas me llevan, una sirena me salva, me canta y tiene mi propio rostro preocupado y una carcajada se rompe en burbujas y, me lo dijiste, “yo no soy de los que perdonan” ¿y tú que sabes? , y a quien le importa, si de pronto, la ciudad se ha quedado desierta y el silencio merodea en bicicleta y sólo una monja pasea su toca imposible por la playa de calles sin nadie y empecé con un cóndor sobre el hombro y termino desnuda, o casi, pero no por gusto, no creas, no tengo otras fotografías, no acostumbro, y sólo esos recuerdos, en esa orilla que añoro y espero con locura de pasearla tocarlos nuevamente y ser otra en costas de viento, de soles de vida, de risas que aquí no, de contraste con esta tarde rabiosamente gris que me hace salir a buscar un paisaje sin nubes. ¿lo encontraremos? Amor mío, esperaré con impaciencia de catecúmeno una rueda de abrazos algún día de estos, aunque sea en mis sueños. Aprende a perdonar, que el amor se asolea en todos los balcones pero pocos tienen la fortuna de entretejer el cielo con sus alas.

    Los Colores del Tiempo. Lina Zerón. Mexicana.

 

* Qué alegría saludarte, Lina (Ismael). Sobre todo desde aquí (qué gran enredadera ha cultivado Arandanilla en este blog): espacio verde…"rueda de abrazos" (¡qué bella imagen!).
Deberías echarle un vistazo a los comentarios que se publicaron hace un tiempo. Quizá te traiga recuerdos.
Comentarios anteriores

3 Comentarios »


  1. Comentario de arandanilla

    Gracias por publicarlo. Seguro que a Lina le hace felíz la idea.

    20 diciembre, 2005 @ 13:21



  2. Comentario de Joan Urdiel

    Ismael y arandanilla, vosotros si que habeís metido gol con esas publicaciones de Lina Zerón, que yo la he conocido en una lectura que dio en el Palu Robert en Barcelona hace como 3 años, y que en verdad que me ha dejado erizado con sus poemas pero me gustaría invitarles una carta que viene en uno de sus libros, Luna en Abril Cartas y es que son de una delicia que bueno. Y hombre, pues gracias por la calidad de ésta página que a mi me ha avisado Azul de ella. Un saludo para la pequeña y su padre y para vosotros un excelente año.

    De Lina Zerón.

    Promete regalarme una madeja con vientos del Este para probar mis nuevas alas y la claridad del crepúsculo para pintarlas. No es capricho, no, sin esos regalos no puedo echarme a volar sobre el cielo de acertijos que es tu amor y conquistarte para siempre, un siempre sin cáscaras de roídos pasados .

    Mientras… te recuerdo, te recuerdo tanto. Tus ojos cerrados y tu respiración lenta mientras mis manos grababan tu rostro. Conozco cada uno de tus gestos, gestos que ahora traigo tatuados en cada uno de mis dedos y los deslizo sobre mis labios y te beso. Al otro lado del mundo una mujer se asoma por una ventana y agita un pañuelo para despedir a su amado, de éste lado estoy yo, radiante en el ocaso del día, despidiéndote con un abrazo de recuerdos, de feroces nostalgias, de relámpagos de vida, siempre con un dejo de temor de perderte. Y mira, la noche está plagada de luciérnagas celestes que adornan cada palabra que te escribo para envolver tus desiertos y hacerlos míos.

    Meterme en tus brazos es asomarme al precipicio de la fusión absoluta donde tu soledad se ciñe milímetro a milímetro con mi amor, cicuta sabor a fe y caricias, daga deseada tu amor para el abismo del cuerpo.

    Gimes en mi oído izquierdo, nunca en el otro. Gimes sobre mi piel horadada de suspiros cómplices, gimes dentro de mi y Afrodita convierte en vida los impulsos de tu vientre en mi vientre y los transforma en espumoso vino blanco y repito tu nombre y te amo y en cada galope repican campanas derrotando sueños imposibles y así quiero estar, así, plena, celebrando con silbidos de Neptuno y tritones, cascabeles y serpentinas haber estado tendida junto a ti una inmensa tarde y recibe éste ramo de notas musicales con melodías desconocidas para que sueñes conmigo y éste jirón de nube para cubrir tu cabeza y no sientas frío y arrastro el vaho de la madrugada hasta tu puerta para que no veas mis lágrimas cuando te dejo.

    Acurruco caracolas marinas y silbidos de barco, lanzo agonías de sirena y mortal arcilla contra los incrédulos de lo nuestro. Tú y yo, juntos, unidos en el silencio mientras otros se atropellan con palabras, con lenguaje de reclamos, nunca más caeremos en el abismo de las ausencias. Y te lo dije, déjame leer en tus ojos ese amor que llevas dentro. Ven, te regalo éste corazón lleno de espejos donde puedes encontrarte siempre que quieras.

    De Lina Zerón

    21 diciembre, 2005 @ 22:34



  3. Comentario de arandanilla

    Guau. Esto ni se puede comentar de tan hermoso, Joan. Me quedo con la frase última…”te regalo este corazón lleno de espejos donde puedes encontrarte siempre que quieras”. Gracias por contribuir a nuestro pequeño espacio. Es todo un honor. Muchisimas gracias y felices fiestas!

    24 diciembre, 2005 @ 11:53


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro