Ruta Fulgurante


Mar
21
2006

Stop The Army..and all that stuff

Category: Rincón de Manuelarandanilla – 13:41
arandanilla

QUERIDA MILAGROS
El Último de la Fila

Esta mañana al salir a patrullar,
hallamos muerto al soldado Adrián.
Como manda el reglamento
procedimos a buscar
los objetos que llevara
y sólo hallamos esta carta:
"Querida Milagros, llevo seis días aquí.
Te echo de menos, no puedo vivir sin ti.
He visto las explosiones
brillando a mi alrededor.
Tengo miedo, no lo oculto,
sólo me queda tu amor.
Por ahora la suerte me ha sonreído;
necesito verte, aquí no hay amigos;
no estaría de más
que alguien me explicara,
qué tiene esto que ver contigo y conmigo.
Querida Milagros, queda tanto por vivir…
Sería absurdo dejarse la piel aquí.
Querida Milagros, aún no he podido dormir.
Un sueño frío me anuncia que llega el fin.
Cuando leas esta carta háblales a las estrellas,
desde que he llegado aquí
sólo he hablado con ellas.
He visto a los hombres llorar como niños;
he visto a la muerte como un ave extraña,
planear en silencio sobre los caminos,
devorar a un sol que es tuyo y es mío.
Querida Milagros, llevo seis días aquí,
muchos han muerto, casi todo morirán.
Querida Milagros, me tengo que despedir,
siempre te quiere:
tu soldado Adrián."

Esta mañana me acordé de mi hermano Winx al cantar esta canción. Estuvo incluida en el recopilatorio "Stop the Army". Y me parece una letra de lo más hermosa. ¿Y qué tiene que ver con todos nosotros? Que se callen ya esos bombardeos, que no nos dejan oír a los pájaros!!palomas

2 Comentarios »


  1. Comentario de dragonfly

    Muchas veces me pregunto ¿que tiene esto que ver contigo y conmigo?
    Pero nos han metido por medio con sus bombas y sus tiros.
    Besos

    30 marzo, 2006 @ 10:07



  2. Comentario de arandanilla

    Cierto es, Dragon. Que la gente de a pie realmente se ve inmersa en toda esta estupidez armada. Qué puta (perdón) pérdida de tiempo, hermano. Qué pena. Soñé ayer que estaba con mi hermana en casa de una amiga y que por las ventanas aparecían avionetas descargando bombas. Sentía cómo vibraba la tierra y se movían todos los muebles. Me hablaba a mí misma diciendo que no podía acabar todo así. Qué necedad y qué eclipse para la voz de tan solemnes tenores, los pájaros.

    31 marzo, 2006 @ 10:58


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro