Ruta Fulgurante


Mar
14
2014

Pulseras de colores, canciones, y demás “fulgurancias”.

Category: Impresiones y paisajesarandanilla – 19:05
arandanilla

Quizá no tenga la más mínima idea de lo que pasa por mi mente cuando observo la pulsera que me regaló. No es más que un cúmulo de gomas de plástico mezcladas sin orden aparente. Alegremente entrelazadas. Un ornamento de tantos. Tal vez sólo el producto de una hora de aburrimiento, o una moda adolescente y breve como tantas. O algo más que eso. Una llamada, una petición, un pequeño S.O.S.  Un agradecimiento por los consejos gratuitos, el apoyo moral. La recompensa al tan repetido “tú sí que vales” aunque no apruebes,  el “a mí me importas” aunque no destaques. No quiero perder esa valía de la sonrisa que se entrega sin reparos, de las miradas por los pasillos, febriles e inconstantes. El amor que flota por el aire, fugaz y mezclado con los horarios y los apuntes. Yo fui niña una vez. Inexplicablemente, lo sigo siendo en algunos ojos tristes, en pequeñas citas copiadas en los cuadernos, colgada de las musarañas de la nostalgia. Sé que es difícil retener todo ese maremoto de emociones, se han de tornar desgastadas fotografías, releídas palabras. No sé qué luces enciende el momento presente, ni comprendo qué grandeza se esconde en todo este corazón que late detrás de cada puerta. Pero me llama, me llaman sus pequeñas manos dibujando un futuro, me llaman sus voces que no conocen el significado de un silencio,  o los ojos que fingen estar bien y aún así te lloran, te gritan, te explican. Se fijan en tu ropa, en cómo llevas el pelo, en la forma en que mueves las manos. Quizá se preguntan si eres feliz, si alguna vez te partieron el corazón, si pueden confiarte sus secretos más hondos. Me gusta contarles cosas. Hacerles ver que hay un futuro de luz bajo sus sombras. Llevarles a pensar en lo importante. Más allá de estructuras gramaticales, de listas de vocabulario, de las marcas rojas en los exámenes. Quizá no voy a ser profesional, ejemplo de excelencia, pero como comentaba Lucía…quiero creer que les estoy enseñando algo más. Nos sentimos bien estando ahí, en ese ambiente de “te enseño, y sin embargo, eres tú quien me enseña a mí”. Aprendemos cada día una lección de vida. De VIDA. Y como dijo Pedro, con la sonrisa llena del sol que siempre espera, “Maestra, yo he pensado una cosa. Que la vida hay que saber vivirla, y hay que hacer las cosas que a uno le hacen feliz”. Pedro, a mí la vida me ha plantado muchas piedras, y tenía que quitarlas todas del camino para finalmente llegar aquí, y que tú me dijeses esto. Y de repente, todas las ondas del alma, todas las maravillas que viví, las esperanzas y la lucha de quienes amo, se presentan como un ejército radiante, inmaculado. Las canciones del mundo van a darte la bienvenida. Y ahora tengo que irme, a seguir desgastando el bolígrafo, perpetuando en el recuerdo una sonrisa, acompañada de una pulsera de colores. Es viernes, ellos ya no piensan en estas tonterías que escribo. Ellos van a quemar los minutos y a disfrutar del momento, si les dejan. Harán las cosas que les hacen felices. Y es que, después de todo, tuvo razón el poeta.

“He aprendido que estar con aquello que me gusta es suficiente.” 
 Walt Whitman

5 Comentarios »


  1. Comentario de Charly

    Qué bonito, niña… qué bonito sientes y qué bonito haces sentir. Y lo sientes porque eres bonita por dentro, y por fuera. Sientes así de bonito porque tu corazón es un arcón lleno de sentimientos buenos, con forma de sonrisa de las buenas, de las de verdad, de las que se ven y se sienten aunque no la tengas dibujada fuera, en tu rostro, bonito también. Todo aquello que tocas lo iluminas, y los niños, limpios y sin maldad, sin filtros aún en la mirada, ven tu luz mejor que nadie y te lo agradecen con su propia luz, que es el mejor agradecimiento que se puede tener.

    Sabes que te quiero. Besoss
    Charly, Saludos desde Córdoba

    16 marzo, 2014 @ 21:22



  2. Comentario de arandanilla

    Gracias por tus palabras, mi querido Charly. Me miras con ojos demasiado buenos. Anda una cansada de las redes sociales y encuentra un alivio en viejos hábitos como leer libros, escribir, reflexionar sobre determinados aspectos de la vida. Yo sé que me quieres, igual que te quiero yo a ti por la cantidad de años que hemos compartido buenos sentimientos, y nos hemos comprendido. Espero poderte pronto devolver la visita, por que nos merecemos un abrazo de los fulgurantes, y una charla tranquila de ésas que nos inflan el espíritu. Pasa un buen día, amigo.

    23 marzo, 2014 @ 09:40



  3. Comentario de Torcuato

    Felicidades Admin…Al pasar por aqui recuerdo todo…No fueron muchos los momentos que compartimos pero fueron risas profundas y sinceras, se te recuerda Admin…Y a ti arandanilla cuantas veces te dije te quiero y que no eras mi tipo y esa frase nos marcó…Aquello ya pasó a la historia y en la historia seguimos estando en contacto. Se me vino a la mente NUBLAITO. Un besote Arandi y un abrazo gordo Paco. Se os quiere desde lo mas profundo del alma.

    28 abril, 2014 @ 16:26



  4. Comentario de arandanilla

    Querido Torcuato. Gracias por tus palabras…estoy muy contenta de saber que nos recuerdas, y que estamos ahí aunque no nos veamos a menudo. Pronto nos damos un toque y quedamos un finde de estos, que te invite a unas tapas. Hace? Un abrazo grande!

    28 abril, 2014 @ 19:17



  5. Comentario de Torcuato

    Pues seria bonito eso!!! pero avisad con antelacion please. Me lo paso pipa con los guiris hablando en ingles Anita JAJAJA. OS QUIERO!

    5 mayo, 2014 @ 16:07


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro