Ruta Fulgurante


Ago
29
2006

Insomnio de nuevo

Category: Impresiones y paisajesarandanilla – 02:04
arandanilla

algas

Pasa el tiempo con lentitud de vela agónica. He estado llamando al sueño entre las sábanas, he pasado la noche dejándome asediar por un silencio como respuesta. Y me han rondado los nombres, las fechas, el color de las gaviotas que reposaban junto a la gola. Tú, con tus escasos años, has dicho: "…para no herir sus sentimientos". Con la profundidad, en voz y mirada, de un hombre que amó durante toda su vida. Algún día tendrás tu colección de fotos, tu pedazo de universo en un álbum. Es lo que me pides. El vuelo de todas aquellas gaviotas tras las que corrías para complacerme. Por mi parte, esta noche he cantado bajito alguna canción para espantar a los cuervos que se llaman dudas o agujas o relojes. Me escocía tu inocencia y quería huir por ese mar que tú pensabas plano. En ocasiones había una voz. Anoche me sentía perdida. Y amanecía el buen poeta antes de clarear el día, pero no me obsequiaba con descanso, con la calma que en algún sitio ha de esperarme. Parecían las estrellas cuadros antiguos, cartas viejas que recobraban cuerpos o llagas. Era como mirar el mar con ojos de entonces. Y pensé qué estupidez volver al sitio donde una vez enterré mis esperanzas. Podría plantar las nuevas. Podría dar por sellada una parte de la historia y dejar estos harapos sin pena ni arrepentimiento. Y me regalaste una concha como refugio, y me di cuenta que va por nuestra sangre un arrullo de palomas, gaviotas o golondrinas, un sentir mucho más profundo que aquella inmensidad de agua que limitabas con tus manos diminutas. Ellos no entienden, y sobre su ignorancia hemos construido escaleras de arena para subir al océano y llegar al horizonte, esa palabra que te expliqué cuando decidiste sentarte en mi regazo y regalarme al oído tus grandes descubrimientos. El desencanto me puede mucho y a menudo. Y sin embargo, tú te sentaste conmigo en ese banco de madera desgastada por el salitre y el sol, y dijiste qué guapa con el pelo así mojado, y nos hicimos fotos. Y sentí que en mis años estaban todos los tuyos. Y le dije al insomnio que era hora de irse a dormir.

Sin comentarios »

No comments yet.

RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro