Ruta Fulgurante


Jul
24
2007

ÚLTIMO COLOR DE LA TERNURA

Category: Poemasarandanilla – 11:11
arandanilla

como el mar

Como el mar, guardo tan bien en
mí un poco de tu nombre, amor mío.
Recordar
serán en adelante
tus ojos,
tu voz en el mundo,
y el océano sin fin
y bondadoso
de tus manos, cuyas olas
no levantan más sus aguas
a la altura de mi rostro,
áspero y callado
como peñasco de la tierra.

Recordar
será en adelante
caminar contigo por las calles
y oír como llega uno de triste
con la tarde en los gestos.

Recordar
será en adelante
guardarte en un siempre,
amplio y azul,
como los mares más dulces
de las más viejas y sabias lejanías.
Venir una mañana, y no encontrar a nadie.
Irse una tarde, y no dejar ningún retorno.
Y no tener un día, digamos un verano,
como éste de agosto que te sufro,
para regresar, cuando los viajes
sean ya para uno nada más que leyenda.

Recordar
será en adelante
acostumbrarse de nuevo
al oficio de estar solo, y a seguir
envejeciendo un día más
todos los días,
                         sin descanso.

Será mirarte arder
a lo lejos, negra mía,
como si fueras la estrella
que nos quema con sus picos,
amargamente en dulce
este golpeado corazón
                                   compañero.
Recordar
será siempre el último
color de ternura,
amor mío,
que me deje tu ausencia.

OTTO RENÉ CASTILLO     

1 Comentario »


  1. Comentario de Sory

    El increíble todo lo que puede guardar el mar…
    Es alucinante lo que podemos recordar, aunque a veces nos empeñemos en apartarlo de nuestra mente…
    Besote niña ! :*

    24 julio, 2007 @ 13:51


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro