Ruta Fulgurante


Ago
27
2007

Autoestima

Category: Impresiones y paisajesarandanilla – 13:23
arandanilla

el derecho a ser felices


Reflexionamos…después de un mal sueño, uno francamente triste, una se levanta con la sensación de que nunca superará determinados "traumas". Que sentimientos tales como la culpabilidad o la sensación de fracaso van a ser eternos, y en un intento de arreglar la mañana, espera que ocurra el milagro y se repite que tarde o temprano acaban por desaparecer.  Ahora leo un libro sobre la autoestima…algo de lo que solemos hablar mucho pero sabemos muy poco…Parece que leer libros de este tipo es un  esfuerzo desesperado por recobrar la propia, y subir un peldaño más hacia una vida más alegre,  menos llena de esos  fantasmas que nos lanzan de lleno al abismo, y que sirven tan para poquito. Y leemos: " Cuando tenemos una autoestima carente  de conflicto, la alegría es nuestro motor, no el miedo. La felicidad es lo que queremos experimentar, y lo que deseamos evitar es el  sufrimiento. Lo que nos proponemos es la expresión de nosotros mismos, no la autoevitación o la autojustificación.  Lo que nos  motiva no es  "probar " lo que valemos, sino vivir dentro de nuestras posibilidades." A veces parece que tenemos que estar en esa 
agotadora tarea de demostrar lo que somos a los demás, y nos olvidamos de ser nosotros mismos. Nos parece que no somos  merecedores de la felicidad. Una vez alguien a quien admiraba mucho, me dijo que a este mundo venimos sólo a sufrir…desde ese  día me di cuenta que nuestro camino era distinto. Íbamos por sendas muy alejadas la una de la otra, y conste que no por que una  sea el optimismo personificado, sino más bien por lo contrario. Debemos enseñar a los demás, sobre todo a aquéllos a quienes  amamos, que la vida es una alegría, una fiesta de bienvenida…aunque nuestro corazón sea un nido de penas…por que ése es el  mayor sacrificio que podemos hacer y la mayor prueba de que nuestro amor por ellos es real y verdadero.

 

De este libro se pueden aprender muchas cosas, cosas que al leerlas nos parecen obvias, pero que olvidamos casi cada día… ¿cuántas veces hemos pensado que la alegría es un derecho innato natural? Que tenemos derecho a buscar nuestra propia  felicidad, nuestra satisfacción con la vida, a pesar de que a veces a medio mundo le suene a egoísmo. Es evidente que en este  propósito de ser felices no podemos evitar hacer daño a otras personas (ojalá que siempre inconscientemente, sin intención alguna), pero  tampoco podemos hipotecar nuestra vida y no aspirar a la felicidad por no herir a nadie, por que el daño puede ser aún mayor…

 

Al seguir leyendo me encontré con esta maravillosa frase: "La naturaleza nos ha dado una responsabilidad extraordinaria: la  opción de volver el reflector de la consciencia más brillante o más oscuro". En una gran medida, esto me recuerda a amigos que  durante todo este tiempo han estado ahí para enseñarme que todo depende de cómo veas las cosas, de cómo quieras verlas…pero con un matiz brillante, mucho mejor. Es el caso de mi hermana, hundirse de la pena por haberle diagnosticado un cáncer de mama no la hubiera llevado a mejor puerto. Optó por el sendero hacia la alegría, y aunque eso no mitigue el malestar tras la quimioterapia, o le devuelva su preciosa melena, su corazón es el de una guerrera, y verá que la felicidad no es el sitio al  que llegamos, sino el camino por el que decidimos ir. No debemos esperar a que llueva, al milagro. Sino buscar el pozo y sacar el agua, por poca que haya. No sé si me explico. Cierto es que "anticipar el fracaso en vez de la victoria, significa interrumpir,  socavar o paralizar (a diferentes niveles) nuestros esfuerzos para enfrentarnos con las tareas y los desafíos que la vida nos  presente". Suelo ser de las que pone el parche antes de que se me pinche la rueda. Un sin vivir viviendo. Je. Inevitablemente. Me  anticipo a todo, y os aseguro que no es bueno…Es un gran error.  Hay que irse tomando la vida tal como va viniendo, palabras  de mi hermana, ni anticiparse ni quedarse esperando con los brazos cruzados. Tenemos que hallar la manera de comunicarnos, de  compartirnos y lejos de sumirnos en el dolor, esforzarnos por recuperar la esperanza y aprender de nuestros propios errores. Hablar  es fácil, pero por algo hay que empezar. Recuerdo siempre la frase de García, en "Sin llaves" (maravillosa, maravillosa), "Soy  tabla de mi propia salvación, me quiero y me protejo de mi misma voz". Siempre que me hundo, tengo presente esto. Y ya  aprovecho para felicitarle por su cumpleaños, que fue el pasado 19 de Agosto, y pedir perdón por el retraso. Este post viene  precisamente de sus "enseñanzas", por que este personaje "salao", siempre me ha parecido un gran sabio…

 

Seguimos: "El respeto a uno mismo entraña la expectativa de la amistad, del amor y de la felicidad como algo natural, como resultado de quienes somos y de lo que hacemos", y por supuesto, en este sentido juega un papel primordial "la satisfacción con nuestras elecciones morales". No siempre podemos elegir algo que cuadre con lo que los demás consideren correcto, por que somos esencialmente los mismos, y al mismo tiempo, diferentes, y hay formas de pensar y sentir como personas hay en el mundo, y no podemos esperar que todo lo que decidamos para nuestro propio bienestar, encaje con lo que los demás quieran para nosotros. Y no es una cuestión de llevar la contraria. Tomar un camino u otro no es algo que se haga, al menos no en mi caso, de manera irreflexiva…conlleva un tiempo de "balanza". Creo que me entendéis. Para tomar una decisión importante, hay que tener mucho en cuenta las consecuencias, y al menos para mí, hay que intentar minimizar los daños al máximo posible, dado que casi siempre los hay, y eso nos ayudará a llevarlo mejor. Sin duda están los que no ven más allá de sus propias narices y opinan cuando no tienen que opinar, y desconociendo tus sentimientos te juzgan y se entrometen y juegan a ser más sabios que tú, censurando tu manera de actuar o tu intento de buscar algo más de luz en días oscuros. Todos lo hacemos alguna vez, o más de una vez, pero qué malestar después de todo. El corazón humano es complicado, y no todos reaccionamos de la misma manera, ni nos conformamos con las mismas cosas, por eso hay que ser justo con uno mismo y dentro de nuestras limitaciones, que son muchas, hay que desplegar las velas y partir hacia la alegría. Por que nos lo merecemos. Es un derecho, y una obligación. Eso no quita, y soy más honesta que nunca, que a veces mi corazón se agite y se duela al pensar que con determinadas elecciones (convencida estoy de que era lo mejor en mis circunstancias) he dañado a quien no lo merece…ante eso no puedo hacer nada, sino apartarme y esperar que el tiempo sea justo y cure sus heridas, y también las mías. Es una cuestión de lealtad a lo que fui, y a lo que en su momento fuimos, y ya no somos. Esto es la vida y lo que me enseña cada día…Que sepáis encontrar ese convencimiento de que merecéis siempre lo mejor…Feliz cumpleaños, Manuel, y gracias por tus afortunadas letras…A mis ruteros, gracias por estar.

*Citas extraídas de Los Seis Pilares de la Autoestima, de Nathaniel Branden.

11 Comentarios »


  1. Comentario de Pipe

    Hola, como soy o creo que soy el primero, y este “Autoestima” me ha gustado mucho, quiero excederme más de lo cuenta, me lo voy a permitir.

    Ojalá todos tus sueños malos, te llevasen a estas mismas reflexiones, o parecidas en otros planos, de verdad.

    Sobre lo que dices al principio, creo que este mundo es bipolar por encima todo, si, es un valle de lágrimas, pero puede ser una inmensa felicidad también, y no me gusta eso de tu eliges, es cierto que a veces se puede, pero otras, no va a ser todo felicidad, que parece que andamos en un orgasmo constante, eso creo que es un rollo, por lo menos para mi no lo quiero, a veces es necesario, para mi, pasarlo mal, romper con lo que sea o con quien sea. Sobre la autoestima, y un poco desordenado, yo creo que es la imagen que nosotros tenemos de nosotros mismos, creo que todos estamos de acuerdo en eso, y es importantísima, y creo que es la mas importante a transmitirnos, vivimos en un mundo de imágenes, y ver nítida la nuestra es fundamental. No digo que nos creemos (de crear) una imagen chula, bonita, de escaparate, digo que tengamos clara cual es la nuestra, y darle la importancia justa, no dejar que nadie mueva eso a su antojo, ni en casa, ni en el trabajo, ni en ningún sitio, creo que esta es la clave del éxito de estar bien con uno mismo. Somos libres de tener la imagen que queramos, pero vayamos eligiéndola bien, no vaya a ser que un día de reflexión, no nos guste y hayan pasado muchos años, y ahora nos de una pereza horrible convivir con nosotros mismos o, lo que es peor, ponernos a cambiarla porque es horrorosa.

    Yo pienso, a pesar de lo que dije al principio, y aunque creo que no se contradice, pero uso ese “a pesar”, porque creo que alguno lo verán un poco incompatible, que aunque la vida sea como sea, creo que ya me acerco a una idea aproximada, es así porque así se me ha mostrado ella, a través de los demás y a través de las circunstancias que me han rodeado, y creo que para los demás será igual, el príncipe Buda en su infancia, solo podía ser feliz, su padre lo ordenó así (que se le colmará en felicidad), pero un día, vio un cortejo fúnebre, y le preguntó a su profesor, ¿qué es eso?, el maestro se lo explicó, y su visión de la vida cambió mucho, de golpe y porrazo vio el dolor. Por eso cuando dices que hay que enseñar que la vida es una fiesta, creo que llevas toda la razón, la otra parte que no somos los que rodeamos a las personas que están alrededor nuestra, esa otra parte ya se encarga de fastidiar todo un poco. A veces pienso que todo aquello que me enseñaron en la carrera sobre el proceso de socialización de el niño, era enseñarle que la vida era como es, pero nadie nos dijo que es la vida dieron por supuesto que la veíamos nítida, y según nos muestran las teles, con sus noticias negras, alarmantes, la vida es una pena o una farsa con sus series superchachis, pero ni mucho menos, la vida pueden ser muchas más cosas. En palabras de Bunbury en su “De mayor”: “de pequeño me enseñaron a querer ser mayor, ahora de mayor voy a ser pequeño, así cuando cometa otra vez el mismo error, quizás no me lo tengan tan en cuenta.”

    Cuando dices que medio mundo puede considerarnos egoístas por buscar nuestra felicidad, en apariencia en solitario, es que creo que medio mundo no quiere ser feliz, creo que la gente elige determinadas cosas, no quiere ser feliz, y no voy a estar con esa gente, ¿no?. Es que no quiero estar con ellos, lo siento, pero es que creo que ellos tampoco quieren estar conmigo, a mi me gustaría estar con gente como la que entra en esta “ruta fulgurante”, o en otros sitios, y con respecto a lo del daño, es verdad, llevas toda la razón, a veces se hace, Fito Páez también lo dice en su himno “Al lado del camino”: “…tendré que hacer el bien y hacer el daño…”, es algo negativo, pero es condición inevitable.

    Ahora, cuando hablas de tu hermana, es cuando viene esa excepción de la que hablé al principio, en este y en algunos casos más, hay momentos, en los que hay que elegir, como al final de esas rupturas de las que también he hablado (con el amor, o con uno mismo, esos momentos de reciclaje), no podemos elegir seguir estando mal por muy mal que estemos, hay muchos trenes que están pasando y a los que no nos hemos subido por estar mal, cuando la pareja nos dejó, o cuando dejamos de ver a algunos amigos, etc., y es como dices ahí cuando hay que volverse guerrero, “uva de la vieja parra”, y recostarnos en esa sabiduría interna que tenemos, y elegir dejar de estar mal y elegir empezar a estar bien y como bien dices ver que nos depara el devenir, pero eligiéndolo nosotros, currándonos nuestro devenir, no digo anticipándonos, pero tomando buenas decisiones.
    Qué grande “sin llaves” como dices, a mi de ella me gusta: “como polen nuevo me quiero esparcir, en un total abandono”, “pintores holandeses mis manos mancharán”, redibujaré con ellos a ellos, con las manos, y acabaré manchado, como cuando uno come bien, que acaba manchado, chupándose los dedos.

    Sobre los que prejuzgan, y como dices, todos lo hacemos alguna vez, a veces nos piden que prejuzguemos, quiero decir, a veces quien me habla y quiere que yo le hable, cuenta y cuenta, y me pide que yo le cuente y le diga lo que pienso, a veces se omiten cosas, detalles, y ahí es inevitable para nosotros no prejuzgar, con respecto a lo demás, es genial “poder mirar más allá del horizonte y saber que hay alguien más”, esos con los que queremos compartir, esa otra mitad. Esto es un poco excusa, pero creo que es de las mejores, jajaja.

    No podemos, ni debemos pensar en el dolor causado por nuestra elección, alguien hace poco, estuvo a punto de hipotecar ciertas cosas de su vida, un verano, un trabajo, muchos conocimientos y experiencias, y alguna que otra cosa más, por quedarse en esta Córdoba a mi vera, yo le dije: si me preguntas, te diré: jamás hipoteques una decisión por nadie, solo por 3 ó 4 (los más cercanos en cualquiera de las etapas de la vida), o por circunstancias espacialísimas. Se fue, y me sentí mal porque no se quedó conmigo, pero me sentí bien porque creo que pasó lo mejor, me hice daño en esa decisión, y se que a ella un poco también, pero no decirlo creo que hubiese sido peor, a veces el daño es inevitable incluso para nosotros mismos.

    Señorita Arandinilla, es usted genial, sigamos “sin llaves”, sigamos “riendo, riendo”, por cierto que sean muchos más Señor García García-Pérez y que nosotros los veamos.

    27 agosto, 2007 @ 18:06



  2. Comentario de Azul...

    Mi niña bella: la Vida es un gran lienzo y la felicidad se va haciendo de pinceladas, chiquitas a veces, otras más osadas que nos salen rebién, y se incluyen también los inevitables borrones, esas pinceladas que manchan y que quedarán o no, según elijamos… lo que sí me queda claro es que no deben paralizar el resto del cuadro 😉

    Te mando 3000 besos desde Tenerife 🙂

    TQM

    29 agosto, 2007 @ 03:07



  3. Comentario de Torcuato.

    Bufff la autoestima! algo que todos nos aferramos en buscar y que en alguna etapa de nuestra vida echamos un poco de menos, conozco a gente o a una persona que podría hablarnos mucho de este tema, a veces pienso que nos pasamos la vida deseando cosas creyendo que son la felicidad, soñandolas como imposibles y cuando nos lanzamos a por ellas y las conseguimos, no es lo que esperabamos y si lo es…duran poquito, lo que pretendo decir con esto es que disfrutemos del ahora sea como sea que lo saboreemos pues este instante, no volverá a pasar nunca más, la autoestima no se puede buscar en el exterior solo está en nuestro interior y a veces se pierde, en la ley de la gravedad todo lo que sube termina bajando. La autoestima tb con la diferencia de que puede volver a subir…UN ABRAZO A TODOS Y UN FUERTE BESO PARA ALGUIEN…paco puedo llamarla ayudante de redacción ó le damos categoria de redactora ? La dejaremos con categoria de buena persona mejor. (UN BESITO WAPA POR DENTRO, LO SIENTO POR FUERA SIGUES SIN SER MI TIPO…JEJEJE PERO MUACKSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS .

    29 agosto, 2007 @ 08:46



  4. Comentario de Toyinand

    Tema complicado de opinar. es complicado no pensar en el dolor que causamos a los demás con las decisiones; antes que los otros estamos nosotros y aunque esas decisiones conlleven a un sufrimiento a corto y mediano plazo, lo importante es elegri con la convicción que es lo mejor segun nuestros ideales e intereses q no siempren se ajustan a los de los otros.
    Las cosas del corazón son complicadas e indescifrables (en ocasiones) pero ahí radica lo bello y deficil de la vida.

    Un abrazo

    1 septiembre, 2007 @ 19:58



  5. Comentario de Torcuato.

    PARA EL ADMINISTRADOR….SERIA POSIBLE UN CHAT PARA NOSOTROS AQUI? EN EL QUE PODAMOS CHARLAR CON LA GENTE QUE ESCRIBE ESTAS COSAS TAN INTERESANTES…? O PUEDE RESULTAR PELIGROSO? JEJE.

    2 septiembre, 2007 @ 16:22



  6. Comentario de Mercedes

    Hoy no estoy yo pa meterme en “berenjenales” solo he entrado para pediros disculpas a todos por mi ausencia, ausencia que tubo un sentido,… donde estaba no hay “internete” y la verdad que vosotros SI me haciais falta, pero el silencio tambien, he tenido tiempo de muchas cosas, sobre todo para pensar y sinceramente nunca lei libros de “autoestima” creo que no me sirven, esa hay que ganarsela a pulso aunque nos cuesto y yo estoy en ello desde hace tiempo..pero lo conseguire.

    No os he olvidado en este tiempo y mi querida Arandix. le debo carta si, pero dejame un tiempo, no creo que mi carta en estos momentos te beneficiara, pero estoy “ahi” nunca lo olvides.

    Un abrazo para todos y cada uno de vosotros

    3 septiembre, 2007 @ 17:13



  7. Comentario de Azul...

    Ya estoy de regreso y vine a dejarte chorrocientos besos y todo mi mi cariño 🙂

    4 septiembre, 2007 @ 23:50



  8. Comentario de Mercedes

    Azul me alegro de tu regreso…iré a dejarte algunas palabritas (se que te gusta)
    Un abrazo

    5 septiembre, 2007 @ 11:09



  9. Comentario de arandanilla

    Estimado Sr. Pipe,
    Agradecida por su extensa colaboración. No esperaba tan pronta respuesta, ni tan completa! Je. Bueno, como bien dices, y pasamos a tutear que te voy a hacer sentir viejote, ojalá que sean muchos García-García Pérez y que nos inspiren mucho y bien. Desde que pude hablar con él en persona me di cuenta de que todavía hay gente campechana y sencilla en el mundo, y aún recuerdo su frase: “¿Estás contenta?”, todavía nos encontramos con personas que se alegran de transmitirte cosas buenas. En cuanto a mi nombre…estooooo, no es Arandinilla, es ARANDANILLA, aunque el Sr. Oscar Portela ya ha hecho de él maravillas. Je, cierto es que me gusta ese apodo de Arandú la Sabia, aunque sea más lo contrario, je je. Una tiene su ego, ya zabez! Arandú la Sabia, qué místico, eh? Ja ja. Respecto a esa persona que no hipotecó su vida por ti, y a pesar que no soy quien para opinar…bueno, hizo lo que su corazón o su mente (no todos elegimos el mismo “eje”) le dictaminó en su momento, y fuera erróneo o no, es respetable aunque ello causase dolor. Por algún sitio publiqué en Ruta un poema de Felipe Benitez Reyes, hablaba del agradecimiento a la persona que un día te amó,o amaste, a pesar de todo, por el tiempo que te dio. La vida es esto, Pipe (te juro que parece que hablo con mi hermano…). De todos modos, si hubiese optado por lo contrario…igual no hubiera sido tan feliz y no te hubiera hecho feliz a ti. Como dices, el daño es a veces inevitable.

    Hablando de mis sueños malos, déjame decirte que nunca consigo librarme de ellos, pero mira, más fuerte soy que estos puñeteros, por que les sobrevivo y aunque me fastidian el día un poco (esta noche se repitieron), aquí en pie de guerra aún. Generalmente, inspira más la tristeza que la alegría, al menos eso oí decir a Sabina un día por la tele. Pero eso sí, que mejor optar por la segunda…Te doy la razón de que medio mundo no quiere ser feliz. Tal vez por eso que dice el libro acerca de que no nos consideremos merecedores de tal regalo. Lo somos pero no nos lo creemos. El porqué no lo sé. Cada día que pasa me voy alejando más de personas amargadas que me transmiten mucho malestar. A ver, no es que me aparte sin más, siempre ando de parte del más débil aunque eso me meta en problemas, pero si esa persona es infeliz y quiere hacer a los demás infelices (ni imaginas la de casos que conozco), no puedo hacer nada al respecto y me aparto, por que no hay nada más hermoso que ayudar a los que tienes al lado, siempre que ellos se dejen querer un poquito, y sin que ello te robe tu propio derecho a ser feliz. A veces, por más que haces, por más bondad con la que actúas, sigues fracasando en el intento, y al final, toda la culpa es tuya. Vaya, pues entonces, hora de marchar, ¿no?

    Tu cita de Bunbury, bueno, genial…tengo un amigo que siempre me ha aconsejado que no pierda mi lado más infantil…dentro de la adversidad, no hay mejor modo de seguir adelante que viéndolo todo con los inmensos ojos de un niño. Por algún sitio en Ruta encontrarás mi experiencia con un pequeño vencejo, Manué, je, fueron los once días más felices de mi vida…y lo único que hacía era cuidar de un diminuto pájaro que me pensaba su madre…Fue la ilusión más grande que tuve, quizás por que supo sacar esa parte niña que a veces nos salva de la seria y aburrida parte adulta. Ya sabes…Cuánto daría por volverle a tener posado en mi hombro y buscando un rinconcito en mi pelo. En fin, no sé cómo era ese poema de Hierro, “supe por el dolor que la alegría existe”, (¿?) disculpadme, pero tras la mudanza todos mis libros de poesía están en cajas y aparte de lo que tenga en este ordenador, no puedo poneros las cosas que ya tenía preparadas para Ruta…habrá que esperar que me sitúe y todas mis cosas vuelvan a su sitio. Que sin duda volverán. Como las golondrinas de Gustavo Adolfo, je. Y como las golondrinas, o mejor como las gaviotas, me marcho un rato a otro post, que el Sr. Portela me reclama. Mi agradecimiento a tan buena contribución, y esperemos seguir RIENDO, RIENDO, o llorando, llorando…pero sea lo que sea, en compañia. Ya se sabe eso de que compartir alegrías las multiplica y compartir penas las divide…Je. Un abrazo, Pipe, y a mis Ruteros!!! Que viva Manuel!!!Olé la mare que lo parió!!!

    6 septiembre, 2007 @ 12:46



  10. Comentario de arandanilla

    Amador: los chats para el ligoteo, Ruta tiene mucho valor para estropearlo con eso!!! Que no!!!!!

    6 septiembre, 2007 @ 12:53



  11. Comentario de arandanilla

    Azul y Mer…escribidme al apartado de correos que no me llega na y me pongo más triste que un zapato roto cuando lo abro y naita de ná! La autoestima, cuánto la queremos, eh? Un abrazo, madres!

    6 septiembre, 2007 @ 12:55


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro