Ruta Fulgurante


Nov
11
2008

nubes y claros

Category: Neruda,Poemasarandanilla – 15:38
arandanilla

Soneto XXIV

Amor, amor, las nubes a la torre del cielo
subieron como triunfantes lavanderas,
y todo ardió en azul, todo fue estrella:
el mar, la nave, el día se desterraron juntos.

Ven a ver los cerezos del agua constelada
y la clave redonda del rápido universo,
ven a tocar el fuego del azul instantáneo,
ven antes de que sus pétalos se consuman.

No hay aquí sino luz, cantidades, racimos,
espacio abierto por las virtudes del viento
hasta entregar los últimos secretos de la espuma.

Y entre tantos azules celestes, sumergidos,
se pierden nuestros ojos adivinando apenas
los poderes del aire, las llaves submarinas.

Neruda siempre…

3 Comentarios »


  1. Comentario de Mercedes

    “Neruda siempre” ¡¡¡ si Srta. no has dsiscusion con el, y como el dice en este poema …

    ….no hay en este espacio mas que luz, asi me siento cada vez que entro a leeros

    17 noviembre, 2008 @ 15:17



  2. Comentario de dragonfly

    Buenos días!!!!!!!!!
    Que preciosidad de nubes 🙂

    23 noviembre, 2008 @ 11:03



  3. Comentario de arandanilla

    Bueno, Dragon y Mer…no siempre podemos quedarnos en el lado oscuro de esta vida…Neruda es un viejito sabio, y sabe mucho de tanto que tenemos demasiadas cosas que aprender…Abrazo fuerte a ambos…

    27 noviembre, 2008 @ 01:16


RSS feed para los comentarios de esta publicación. | TrackBack URI

Escribir comentario

XHTML ( Podrá usar las siguientes etiquetas): <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong> .

This site is protected by WP-CopyRightPro